lunes, agosto 08, 2005

Red de Recuerdos...


Ofrecí mi alma al infierno a cambio de olvidarte
brotaste entre los sismos de mi cuerpo y las espinas de mi corona
mi equipaje eran dos amores como un solo, cual misterio de la trinidad
y un trozo de azul que le robe a tu alcoba aquella noche...

Dejaste grietas en mi piel con tus teorías
lejos de ti había llenado los huecos que dejó el dolor
pero me encontraste con la mirada en la Luna guardando los demonios de mi pasado en un cajón.
llegaste a mi camino para vaciar mis versos y llenarlos de tus plásticas realidades.

Ataste mis brazos a esta pluma para que yo escribiera sólo a tu recuerdo,
No podía ser feliz porque pusiste grilletes de infidelidad en mis piernas
viviré cortina y fantasma entre la luz dando de beber a la oscuridad,
seduciendo espectros con esperanza de encontrarte en boca de cada uno.

Mi alma se vació en tus Olas Altas y yo seguí con arena en la conciencia,
Navegue de nuevo en tu barco de sal para encontrar el suicidio en los filos de tu agua,
Pude tocarte secuestrando una estrella de mar porque no hubo playa más lejana que tu cama
ni sombras más perdidas que los colores de tu vos, ni frío más cruel que tus 40 grados.

Nunca hubo tanta sangre derramada que la del hijo que no te di y aun conservo en el vientre,
por el morí las mil y una noches deseando revivirte como en los cuentos,
jamás lograré enterrarte en ese árbol del que soy raíz y aun así te extraño,
quede enferma de soledad por la fiebre marina que provocaste.

El oasis donde viví se esta volviendo un desierto de agua.
vivo rodeada de palmeras crucificadas por tu recuerdo,
por mas que quiero olvidarte el mundo se empeña en desbordar el mar por mi banqueta
y encuentro tus ojos en cada charco como rescribiendo mi pasado.

Se que pasare la eternidad viviendo como sal de tus amores,
guardándote las noches que dejaste en las fotografías,
de vez en cuando alguna se atora en mi garganta cuando tragarme tu recuerdo, ahogarlo en mi saliva
Hoy morí parida por tus sueños, y es que la vida no basta para olvidar...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En verdad solo es necesario un segundo para recordr algo toda la vida, y una vida no es suficiente para olvidar un recuerdo, y un recuerdo, solo un fragmento de un dia, una hora o un simple minuto puede amargarnos la vida entera

Daniel dijo...

Los amores imcompletos corroen hasta lo más profundo de nuestras almas. Los recuerdos evocan imágenes, palabras, texturas. Todos los detalles vuelven a nosotros con valor agregado, cargados de penas y añoranzas de lo que pudo ser y no fue.
Hermosos versos, Sofía.
Me provocaron sentimientos que creía pérdidos, gracias.

GALO dijo...

wow.

Me gustó mucho eso de que brotaste de las espinas de mi corona.

Baracunatana dijo...

Me sorprende encontrarme con este, me trae muchos recuerdos tuyos.

Excelente la edición, como siempre.

Agustin dijo...

Nos dejamos al constante parpadeo, de escenas que nuestra mente va acomodando, provocando al corazon. Buen texto. Saludos.